Cambiar a contenido.

OCW UNED

Secciones
Herramientas personales
Acciones de documento

 

ÁREAS APLICADAS DE LA INVESTIGACIÓN EN DIFERENCIAS INDIVIDUALES


Anterior Índice

RESUMEN


 

En el presente tema se ha hecho hincapié en la relevancia de la consideración de diferencias individuales en tres grandes áreas aplicadas: la educación, el campo laboral y el referido a la salud de las personas, tanto física como mental.

En lo que respecta al campo educativo, en un primer momento se mencionan algunas de las primeras contribuciones de la Psicología Diferencial al mismo, concretamente los trabajos pioneros de psicólogos como Binet y Wechsler y su repercusión en el desarrollo de tests de inteligencia aplicados al ámbito escolar. A continuación se pone de manifiesto un cambio en la concepción de la inteligencia y las aptitudes cognitivas que, de considerarse como algo estrictamente innato, empieza a reconocerse su carácter ambiental y, por tanto, su susceptibilidad a ser modificados o estimulados por la instrucción.

Tras considerar estos aspectos preliminares, se realiza una valoración crítica de la trayectoria aplicada de la Psicología Diferencial, poniendo de manifiesto algunas repercusiones negativas de la misma en el campo educativo, planteándose a continuación nuevas tendencias teóricas y prácticas destinadas a mejorar la intervención de esta disciplina este ámbito. Se enfatiza, entre otras cosas la importancia de variables estilísticas que ponen el acento en el cómo el alumno aprende, en los distintos modos de lograr un éxito, como alternativa a la concepción tradicional que enfatizaba los aspectos clasificatorios y comparativos. Asimismo, se considera el papel de algunas variables de personalidad que pueden afectar negativamente al aprendizaje y rendimiento académico.

Al abordar las posibilidades de aplicación que ostenta la Psicología Diferencial en el ámbito laboral, se expone cómo, desde los primeros momentos, nuestra disciplina ha encontrado en el mundo del trabajo una coyuntura para alcanzar un magnífico despliegue. Sin embargo, la forma de utilizar los conocimientos procedentes de la Psicología Diferencial en dicho ámbito ha ido cambiando a lo largo del siglo XX. Se ha pasado de una concepción en la que se pretendía obtener un mejor funcionamiento empresarial atendiendo a aspectos meramente estructurales como la mecanización de las tareas, o recurriendo a la ubicación de los trabajadores en distintos niveles jerárquicos en función de su inteligencia, a un enfoque en el que el bienestar físico y psicológico de los individuos es considerado como un aspecto importante de cara a los resultados organizacionales. Admitiendo, que aún, bajo esta nueva perspectiva, el mayor campo de acción de la psicología diferencial sigue ocupándolo la selección de personal, se ha tratado de reflejar, en las últimas páginas del capítulo, algunas pautas de actuación que podemos considerar adecuadas de cara a lograr un incremento en el ajuste entre el trabajador y la labor que desempeña. En este sentido, cabe subrayar el papel predictivo de las distintas competencias, así como de las variables de personalidad, a la hora de conseguir el éxito en determinados puestos de trabajo. Por último, se reconoce la importancia de las expectativas que el trabajador tiene respecto a su fututo empleo y se proponen algunas actuaciones que contribuyen a alcanzar un mejor ajuste entre la persona y su labor desempeñada durante toda su trayectoria profesional.

En lo que respecta al campo de la salud mental, la Psicología Diferencial contribuye con su metodología a la resolución de algunas de las cuestiones críticas actuales referidas al diagnóstico psicopatológico; así, los diagnósticos de tipo dimensional, longitudinal e idiográfico permiten diagnósticos más precisos y planificar mejores estrategias de intervención.

Finalmente, la nueva concepción de carácter holista de la salud, basada en el modelo biopsicosocial, ha potenciado la creación y la potente expansión del área de la Psicología de la Salud, en la que el estudio de las diferencias individuales, y más en concreto de variables de personalidad, como factores potencialmente predictivos, tanto de la salud como de la enfermedad, ha mostrado ser muy productivo, especialmente en lo que al área del estrés se refiere. Los desarrollos alcanzados por la investigación en dos grupos de enfermedades actuales de gran relevancia, las enfermedades cardiovasculares y las inmunológicas, muestran claramente que nuestra forma de afrontar los acontecimientos de la vida impacta de forma significativa en nuestra salud, sobre todo en aquellas variables relativas al manejo de las emociones negativas. Un adecuado conocimiento de las mismas tiene evidentes aplicaciones prácticas sobre el sistema sanitario.

Subir