Cambiar a contenido.

OCW UNED

Secciones
Herramientas personales
Inicio » Psicología » Psicología Diferencial » curso0708 » tema7_diversidad » curiosidades
Acciones de documento

 

ORIGEN DE LA DIVERSIDAD HUMANA

 

 

Anterior Índice Siguiente

 

CURIOSIDADES


Hace exactamente 50 años, nadie sabía cómo era la molécula de ADN, ni para qué valía, ni por qué parecía albergar el secreto del funcionamiento de todos los seres vivos que habitan este planeta. Fue el 28 de febrero de 1953 (fecha que algunos han denominado “el octavo día de la creación”) cuando James Watson, un científico de 25 años, dio luz a tales cuestiones. Diez años más tarde recibiría por ello el premio Nobel y, actualmente, es considerado el gran impulsor del proyecto Genoma Humano. No obstante, es menos conocida la historia de este descubrimiento que no hubiese sido posible sin la información proporcionada, aunque no de forma directa ni reconocida, por Rosalind Franklin, una científica que estudiaba la estructura de moléculas grandes, como la del carbón y que llegó a interesarse por las moléculas del ADN por su gran tamaño. En la biografía de esta científica recientemente publicada en inglés por Brenda Maddox bajo el título The dark lady of DNA (La dama oscura del ADN) se cuenta que parte del trabajo de Franklin llegó a manos de Watson sin que ella tuviera constancia de ello. Curiosamente, el 28 de febrero del 53 hacía tan sólo un mes que Watson había echado un vistazo al trabajo de esta científica que demostraba, de forma irrefutable, que el ADN tenía forma de hélice, revelando también sus parámetros fundamentales, como la distancia que debía recorrer la hélice para dar una vuelta completa.