Cambiar a contenido.

OCW UNED

Secciones
Herramientas personales
Acciones de documento

 

PERSONALIDAD

 

Anterior Índice Siguiente

CONOCIMIENTOS COMPLEJOS


Los temas aquí referidos no presentan, en general, contenidos difíciles de asimilar, si bien aquellos referidos a aspectos biológicos y fisiológicos pueden requerir de una lectura más detenida y, tal y como se ha mencionado en otro apartado, de un repaso de otras asignaturas, si fuera necesario.

Por otra parte, resulta aconsejable detenerse en algunos aspectos que pueden resultar inicialmente confusos. Por un lado, aquellos referidos a los intentos de integración de los distintos modelos estructurales, “...para analizar el grado de acuerdo entre diferentes taxonomías será importante situarse en el mismo nivel de la jerarquía...”. Aunque generalmente esto es así, en algún momento aparece alguna excepción. Así, está claro que los factores de segundo orden de Cattell se mueven en el mismo nivel de análisis que los de Eysenck. Sin embargo, algunos autores tratan de integrar los 16 factores primarios de Cattell en el modelo de 5 factores, de carácter secundario o de segundo orden. Ahora bien, esta integración se sitúa en el mismo nivel (primario) cuando los 5 factores son contemplados en términos de los factores que los conforman (facetas o factores primarios) guardando, por tanto una correspondencia con los factores primarios de Cattell.

Por otra parte, hay un concepto que puede resultar algo complicado de entender inicialmente, pero que, como veremos a continuación, no debe plantear problema alguno. Se trata del concepto de equivalencia funcional de estímulos y respuestas. Este concepto fue planteado por Allport cuando defiende que los rasgos tienen la capacidad de hacer funcionalmente equivalentes diversas situaciones o estímulos y de iniciar y guiar formas consistentes o equivalentes de conducta. Esto supone, en primer lugar, que la persona puede enfrentarse a situaciones diversas aparentemente, pero que funcionalmente son equivalentes. Por ejemplo, una persona puede interpretar de manera similar (p.ej., en términos de amenaza) dos situaciones aparentemente distintas (p.ej., hablar en público y realizar un examen en el que cree puede fracasar), y, en consecuencia, comportarse de manera similar en ambas a pesar de esa disimilitud aparente (p.ej., evitando la situación). En segundo lugar, con relación a la equivalencia funcional de la conducta, ante una misma interpretación de varias situaciones, en términos de amenaza (siguiendo con el ejemplo) la persona puede comportarse de manera aparentemente diferente, pero funcionalmente similar. Por ejemplo, en una situación puede realizar una conducta de evitación, y en otra reaccionar a la defensiva y mostrándose agresivo. Aunque ambas conductas son diferentes, funcionalmente son equivalentes en el sentido de que son modos desadaptativos idiosincrásicos de reaccionar a situaciones amenazantes.

Subir