Título del curso

UNED

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

Contenidos. Técnicas de control del estrés.

Técnicas de control del estrés.

La proximidad de una prueba de examen, normalmente incrementa los niveles normales de ansiedad. No consideramos tanto esta normalidad casi inherente a todo medio de control, sino el caso, bastante frecuente, de una prueba entendida como culminación de un proceso de enseñanza y aprendizaje angustiosos. Hay que pensar que la ansiedad inducida es contraproducente para las relaciones interpersonales, puede afectar a la autoestima de los estudiantes, inhibe la espontaneidad en la comunicación y empobrece la expresión del conocimiento.

Una primera consideración que deberíamos hacer es que cierto grado de ansiedad va a ser común en todos nosotros a la hora de realizar el examen. Sin duda, esto tiene que ver con la sensación más o menos incómoda de “ser evaluado” y con el tipo de preocupaciones que podemos tener ante un examen y sus consecuencias: “si no apruebo ahora, no acabo la carrera”, “si no consigo el título pierdo el trabajo”.  La competitividad que nos rodea hace más difícil aún afrontar con calma la realización de los exámenes. Al menos ser consciente de esta situación nos puede ayudar a  “normalizarla” en alguna medida.  También es cierto que ciertos niveles de ansiedad se consideran necesarios para activar nuestro rendimiento… ¡al menos es un consuelo el que pueda servir para algo!

No obstante, proponemos una serie de recomendaciones que pueden sernos útiles para controlar nuestra ansiedad y mantenerla en límites que no resulten desfavorables: 1

  • Prepárate bien para el examen
  • Incluye tantas autoevaluaciones como sea posible en tus repasos previos
  • Mantén una vida saludables: duerme lo suficiente, buena nutrición, ejercicio, actividad social
  • Cuando pienses en el examen, piensa positivamente: “Puedo hacer bien el examen” “ He estudiado y lo puedo sacar”
  • Deja de pensar si ves que te estás preocupando mucho, comparándote con tus compañeros o pensando en lo que otros pueden decir sobre la realización de tu examen.
  • Antes de ir a dormir la noche antes del examen, organiza todo lo que vas a necesitar para el examen: bolígrafo, lápiz, goma, calculadora. Comprueba la hora y el lugar del examen.
  • Llega al examen a tiempo: no demasiado tarde pero tampoco demasiado temprano.
  • Sé prudente hablando con otros estudiantes sobre la materia de examen justo antes de entrar, especialmente si eso te pone aún más nervioso.
  • Sentado ya en la sala de examen distráete lo menos posible.
  • Cuando hayan distribuido ya el papel, cálmate respirando profundamente varias veces.
  • Lee con mucha atención todas las instrucciones del examen.
  • Centra tu atención solamente en el examen; no pienses en lo que otros están haciendo ni pienses en exámenes anteriores ni en objetivos de futuro.
  • Si te encuentras con mucha ansiedad en el examen, tómate unos minutos para relajarte. Estira los brazos y las piernas y relájalos de nuevo. Hazlo un par de veces. Respira unas cuantas veces profundamente. Piensa en positivo: “Estoy bien y puedo hacerlo”.Después, concéntrate en el examen. Asocia las preguntas a su correspondiente tema o lectura.
  • Si el examen es más difícil de lo que esperabas trata de concentrarte y hacerlo lo mejor posible. ¡Puede bastar con conseguir un aprobado u otra nota razonable!
  • Cuando el examen acabe,  pórtate bien contigo mismo. Si no tienes obligaciones, tómate una tarde libre. Si tienes que estudiar para otro examen no podrás descansar durante mucho tiempo, pero al menos hacer una breva pausa te ayudará a ponerte las pila

inicio de la página

  PERFIL DEL ESTRESADO

¿Padeces estos síntomas?

  1. Me preocupo.
  2. El corazón me late muy rápido y/o me falta aire y la respiración es agitada.
  3. realizo movimientos repetitivos con alguna parte de mi cuerpo, me quedo paralizado o mis movimientos son torpes.
  4. siento miedo.
  5. siento molestias en el estómago.
  6. Fumo, como o bebo demasiado.
  7. tengo pensamientos o sentimientos negativos.
  8. me tiemblan las manos o las piernas.
  9. me cuesta expresarme verbalmente o a veces tartamudeo.
  10. Me siento inseguro de mi mismo.
  11. Se me seca la boca y tengo dificultades para tragar.
  12. Siento ganas de llorar.

Según los estudios que los psicólogos de algunas universidades han realizado, los estudiantes suelen padecer un cuadro de estrés en las fechas de febrero, junio y septiembre, que curiosamente, coinciden con las épocas de exámenes. Y es que por mucho tiempo que lleves estudiando, pocos son los que se resisten a los nervios y al mal trago que provocan los exámenes. Sin embargo, mientras que todo se reduzca a los típicos nervios no pasa nada, el problema es cuando la ansiedad nos vence y afecta a nuestro rendimiento y a la calificación.

ACTIVIDAD 3.11. APRENDE A RELAJARTE

inicio de la página

© 2009 Universidad Nacional de Educación a Distancia