Título del curso

UNED

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE

Contenidos. Técnicas meta cognitivas: memorización, atención y concentración.

Técnicas meta cognitivas: memorización, atención y concentración.

Técnicas de memorización

La memoria juega un papel muy importante en el aprendizaje y en la asimilación de contenidos.

Al contrario de lo que mucha gente cree, memorizar no es repetir de forma mecánica los contenidos de un texto. Memorizar es reproducir datos o experiencias vividas, es asociar contenidos nuevos que vamos a aprender con los contenidos que ya tenemos aprendidos. De esta forma el aprendizaje tiene una relación directa con la memoria y el interés por aprender algo, y por ello aprendemos mejor aquellos contenidos que nos gustan, nos atraen o nos producen curiosidad, es decir, cuando hacemos un aprendizaje significativo para nosotros.

Por tanto, la memorización, junto con el resto de las técnicas, nos ayuda a elaborar el conocimiento, es decir, a complementar la información disponible en nuestra memoria con la nueva que deseamos asimilar. Esto lo realizamos mediante inferencias. La inferencia es un acto en sí mismo de predicción. Date cuenta, por ejemplo, que cuando estás leyendo o viendo una película, la información que te llega la complementas con tus conocimientos pasados por medio de inferencias: infieres una forma de ser, infieres una palabra, una frase, infieres el final de una historia o un pasado, etc.  Esta actividad es la que nos permite ir “más allá” del contenido literal del texto.  Esta “información  nueva” se traduce en la anticipación del contenido. Por lo tanto,  lo que facilita o dificulta la realización de una inferencia es el conocimiento previo que poseas con respecto al tema que se trata, cuanta mayor cantidad de conocimiento más se facilitará la tarea de realizar la inferencia, y al contrario, cuanto menos conocimiento se tenga de un tema, mayor número de inferencias y más difíciles será la elaboración del conocimiento.

En la medida en que nuestro proceso de elaboración de inferencias sea más efectivo, es decir, cuanto más y mejores sean las relaciones e inferencias que establecemos entre la información nueva y el contenido almacenado mejor será nuestra comprensión, más significativo será nuestro aprendizaje y más fácil nos resultará memorizar.

La mayoría de las técnicas de memorización se basan en la realización de inferencias entre nuestro conocimiento previo y el nuevo que deseamos incorporar; es decir, tratan de hacer el conocimiento más significativo para nosotros.

inicio de la página

A continuación te proponemos algunas técnicas clásicas de memorización.

Existen tres causas principales por las cuales olvidamos información relevante: El desuso. Si una vez aprendido un determinado contenido no lo refrescamos y lo usamos este contenido lo olvidamos. Las interferencias. No es tan importante el tiempo que haya pasado entre el aprendizaje de una determinada cosa y su recuperación como lo que pase en este intervalo de tiempo. Por ejemplo, hay un dicho que dice: el estudio hay que dormirlo....lo que indica que recordamos mejor después de 8 horas de sueño que después de 8 horas de actividad. El olvido motivado. Hay teorías que suponen que muchas cosas las olvidamos porque deseamos olvidarlas aunque no lo hagamos de una forma consciente. Muchas veces olvidamos aquello que no nos gusta.
  • Hacer una rima: Conocido como método “percha o gancho” consiste principalmente en el uso de la “rima” para facilitar la memorización, principalmente de listas de palabras o procedimientos complejos.
  • Método lugares: El método “lugares” precisa, en primer lugar, aprender claramente un lugar imaginable (nuestra casa, el paseo hasta el trabajo...), y en él, a su vez, sus componentes, los cuales nos servirán a su vez de “claves” de memorización. Estos componentes, por ejemplo: recibidor, mesa, lámpara, tresillo, etc, se deben recordar siempre en el mismo orden. Tras esto, se debe recordar cada clave con la imagen que se quiere recordar. Por ejemplo, si nuestro propósito es estudiar la “Generación del 27”, podemos situar a cada uno de sus protagonistas en relación con las claves (dejando algo en el recibidor, al lado de la mesa, encendiendo la lámpara, etc...). Este método, aunque requiere un tiempo previo de preparación a la larga es muy efectivo.
  • Hacer una historia: Consiste en formar una historia encadenada en la cual se relacionan las palabras que queremos memorizar. Cuanto más extraña resulte la historia más facilitará el recuerdo.
  • Acrónimos: Requiere utilizar las primeras letras de las palabras que se van a aprender para construir acrónimos. Por ejemplo, si estoy estudiando los pasos necesarios para realizar la estrategia de “clarificación” puedo memorizar el acrónimo CAF: Centrar –el problema-, Analizar –los argumentos- y Formular –preguntas.
  • Palabra clave: Es muy apropiado para adquirir vocabulario de otros idiomas.  Requiere dos procesos: primero, identificar una “palabra clave” que acústicamente se parezca a la palabra que queremos aprender y, segundo, generar una imagen en la que interactúa la palabra clave con el significado de la palabra que deseamos aprender.
  • Uso de metáfora: Se usan imágenes y términos familiares para describir las acciones que se deben realizar  en un procedimiento. Su uso es metafórico. Por ejemplo: al hablar de la mente en términos de un ordenador (entrada de la información, procesamiento, salida...).

Y por último, una pregunta que todos nos hacemos: ¿Por qué olvidamos? Normalmente consideramos el olvido como un problema y una amenaza. Realmente es un proceso adaptativo de la mente, si no fuese así, sería casi imposible gestionar toda la información que ingresamos en nuestro sistema cognitivo, como por ejemplo, el lugar donde aparcamos el coche el último día que fuimos al cine, o el nombre de la cajera del supermercado donde comprábamos en vacaciones. Lo realmente indeseado es olvidar los conocimientos relevantes y que debieran estar almacenados para recuperarlos posteriormente.

Existen tres causas principales por las cuales olvidamos información relevante:

El desuso. Si una vez aprendido un determinado contenido no lo refrescamos y lo usamos este contenido lo olvidamos.

Las interferencias. No es tan importante el tiempo que haya pasado entre el aprendizaje de una determinada cosa y su recuperación como lo que pase en este intervalo de tiempo. Por ejemplo, hay un dicho que dice: el estudio hay que dormirlo....lo que indica que recordamos mejor después de 8 horas de sueño que después de 8 horas de actividad.

El olvido motivado. Hay teorías que suponen que muchas cosas las olvidamos porque deseamos olvidarlas aunque no lo hagamos de una forma consciente. Muchas veces olvidamos aquello que no nos gusta.
  • Hacer una rima: Conocido como método “percha o gancho” consiste principalmente en el uso de la “rima” para facilitar la memorización, principalmente de listas de palabras o procedimientos complejos.
  • Método lugares: El método “lugares” precisa, en primer lugar, aprender claramente un lugar imaginable (nuestra casa, el paseo hasta el trabajo...), y en él, a su vez, sus componentes, los cuales nos servirán a su vez de “claves” de memorización. Estos componentes, por ejemplo: recibidor, mesa, lámpara, tresillo, etc, se deben recordar siempre en el mismo orden. Tras esto, se debe recordar cada clave con la imagen que se quiere recordar. Por ejemplo, si nuestro propósito es estudiar la “Generación del 27”, podemos situar a cada uno de sus protagonistas en relación con las claves (dejando algo en el recibidor, al lado de la mesa, encendiendo la lámpara, etc...). Este método, aunque requiere un tiempo previo de preparación a la larga es muy efectivo.
  • Hacer una historia: Consiste en formar una historia encadenada en la cual se relacionan las palabras que queremos memorizar. Cuanto más extraña resulte la historia más facilitará el recuerdo.
  • Acrónimos: Requiere utilizar las primeras letras de las palabras que se van a aprender para construir acrónimos. Por ejemplo, si estoy estudiando los pasos necesarios para realizar la estrategia de “clarificación” puedo memorizar el acrónimo CAF: Centrar –el problema-, Analizar –los argumentos- y Formular –preguntas.
  • Palabra clave: Es muy apropiado para adquirir vocabulario de otros idiomas.  Requiere dos procesos: primero, identificar una “palabra clave” que acústicamente se parezca a la palabra que queremos aprender y, segundo, generar una imagen en la que interactúa la palabra clave con el significado de la palabra que deseamos aprender.
  • Uso de metáfora: Se usan imágenes y términos familiares para describir las acciones que se deben realizar  en un procedimiento. Su uso es metafórico. Por ejemplo: al hablar de la mente en términos de un ordenador (entrada de la información, procesamiento, salida...).

 

Y por último, una pregunta que todos nos hacemos: ¿Por qué olvidamos? Normalmente consideramos el olvido como un problema y una amenaza. Realmente es un proceso adaptativo de la mente, si no fuese así, sería casi imposible gestionar toda la información que ingresamos en nuestro sistema cognitivo, como por ejemplo, el lugar donde aparcamos el coche el último día que fuimos al cine, o el nombre de la cajera del supermercado donde comprábamos en vacaciones. Lo realmente indeseado es olvidar los conocimientos relevantes y que debieran estar almacenados para recuperarlos posteriormente.

inicio de la página

© 2009 Universidad Nacional de Educación a Distancia