Cambiar a contenido.

OCW UNED

Secciones
Herramientas personales
Inicio » Psicología » Psicología General II » temas_html » 2pp » t_2
Acciones de documento

SEGUNDO PARCIAL: TEMA 2

Índice de temas

  1. Introducción
  2. Una analogía para explicar la motivación
  3. Características de la conducta motivada
    1. Activación, persistencia y vigor
    2. Direccionalidad
  4. La motivación como constructo hipotético
    1. Constructos de energetización de la conducta
      1. El constructo de impulso de Hull
      2. El constructo de activación
    2. Constructos basados en las disposiciones del individuo
      1. El constructo de instinto
      2. El constructo de necesidad
      3. El constructo de motivo
  5. Direccionalidad y aprendizaje: refuerzos, incentivos y metas


 

Como hemos señalado, en el individuo los procesos de motivación y emoción están íntimamente relacionados. No obstante, en este texto, por razones didácticas, hemos optado por estudiar ambos procesos por separado. Durante los cuatro capítulos siguientes de este libro nuestro objetivo es examinar la motivación.

Hablar del concepto de una disciplina significa definir su ámbito y forma de estudio. Motivación significa movimiento, un movimiento con propósito, que puede partir del propio individuo o ser inducido por estímulos del ambiente.  En cualquier caso, el movimiento tendrá siempre una finalidad, el sujeto tenderá a alcanzar algo disponible en el ambiente. Según las posiciones teóricas, los diferentes autores partirán del supuesto de que la motivación se localiza en el individuo, es decir, van a buscar las causas eficientes o, en cambio, dirigirán su atención al ambiente y explicarán la acción motivada por sus causas finales. Independiente de la definición de la motivación como inducida desde el interior o desde el exterior, lo único observable son los estímulos presentes en una situación dada y la conducta del sujeto. En cuanto a la conducta motivada, exhibe fuerza o vigor y /o persistencia y está dirigida a conseguir  algo existente en el ambiente, una meta o un incentivo.

Si se considera que la motivación se origina en el interior del sujeto hay que explicarla mediante un constructo. Por constructo se entiende un evento interno hipotético no directamente observable, pero que se relaciona teórica y empíricamente con eventos externos observables. Un constructo se define  formulando hipótesis que relacionan los aspectos observables e inobservables. Esta definición se expresará en la manipulación de las condiciones experimentales y las  mediciones de la conducta observable que se tomen. La  inferencia sobre la naturaleza del constructo se realiza a partir de los estímulos y las  respuestas observables.

Los constructos más importantes de la Psicología de motivación son  de dos tipos: los que explican la energetización de la conducta, que son los conceptos de impulso, en el sentido de Hull, y de activación, en sentido de un aumento de excitación simpática, y que explican bien el inicio o el cambio de la conducta; y los que se basan en disposiciones del individuo, como el instinto o las necesidades, motivos tanto los básicos como los que resultan de la historia de socialización del individuo, por ej. la motivación intrínseca y también las emociones, que tratan de explicar la direccionalidad de la conducta motivada.

Los autores que dirigen el análisis hacia los estímulos del ambiente no necesariamente hacen inferencias sobre factores internos del individuo que explican la conducta motivada. En este caso, se trata de explicaciones en función de causas finales. Determinados estímulos, por la historia del aprendizaje, llegan a ser incentivos. Los incentivos se establecen mediante el reforzamiento. Uno de los aspectos que tiene que explicar esta orientación teórica es el proceso mediante el cual los reforzadores se convierten en incentivos. Un incentivo es un reforzador que el sujeto es capaz de anticipar. El valor motivacional de un incentivo se manifiesta, en este caso,  mediante el trabajo que está dispuesto a realizar un organismo para conseguirlo. En este libro nos vamos a centrar en el análisis de estos aspectos desde el punto de vista del análisis funcional de la conducta. En este enfoque teórico no es que se niegue que el organismo tiene deseos, impulsos o motivos internos, lo que ocurre es que estos aspectos no se consideran en el análisis.

 Un tema sobre el concepto de una disciplina entraña mucha dificultad, porque supone anticipar aspectos que el alumno aún no ha estudiado. Por ello recomendamos que una vez se hayan estudiado los restantes temas, el alumno vuelva a retomar la exposición del concepto.

subir