Cambiar a contenido.

OCW UNED

Secciones
Herramientas personales
Inicio » Psicología » Psicología General II » temas_html » 2pp » t_1
Acciones de documento

SEGUNDO PARCIAL: TEMA 1

Índice de temas

  1. Psicología de la motivación y emoción
  2. Historia de la psicología de motivación y emoción
    1. La influencia de la filosofía
      1. El racionalismo de Descartes
      2. El empirismo
      3. La filosofía de Kant
  3. La influencia de la teoría de evolución
  4. Estudios de la motivación y emoción en el marco de la psicología
    1. El estructuralismo de Wundt
    2. El funcionalismo de W. James
    3. La teoría de instinto de McDougall
    4. Las aportaciones conductistas
      1. Watson y el primer coductismo
      2. El neoconductismo
      3. Skinner y el análisis funcional de la conducta
    5. La influencia del cognitivismo

Uno de los objetivos de este capítulo es subrayar las diferencias entre la psicología de la motivación y emoción y la psicología cuyo principal objeto es el  estudio de los procesos de pensamiento. La psicología actual basada en la analogía de los ordenadores ha elaborado modelos que simulan la forma en que se llevan a cabo operaciones mentales muy complejas. Sin duda esto permite entender el funcionamiento de la mente humana, sobre todo si los modelos artificiales ayudan a aclarar los hallazgos neurofisiológicos experimentales o clínicos en los que están implicados  determinados circuitos cerebrales.

No obstante,  la psicología de la  motivación y emoción requiere dar un paso más, no se trata de explicar el funcionamiento de la mente en sí, sino de  explicar la intencionalidad, el porqué de determinadas acciones (motivaciones) y los sentimientos que acompañan a estos. La gran pregunta es ¿pueden pensar las máquinas?, ¿se puede implementar una mente en una máquina?. Si esto fuera así significaría que esa mente tendría intencionalidad y emociones. La ciencia ficción llevada al cine ha producido películas, como la conocida “Inteligencia Artificial” de S. Spielberg, en la que el creador del robot David dice a su creación algo así como: “eres diferente de todos los “mecas” que te han precedido, has demostrado que eres capaz de decidir y actuar por ti mismo, en una forma que no fue programada.” El robot David, por otra parte, fue creado para amar; es la emoción la que le llevar a actuar con voluntad propia. Como veremos, una idea arraigada en algunas teorías actuales es que las emociones son los motivos que en última instancia determinan las acciones.

Cómo explicar la causa de las acciones y las emociones ha sido una preocupación de los pensadores a lo largo de la historia. Descartes concibió a los animales y al cuerpo humano como máquinas. Máquinas mecánicas como las que existían en su época. Pero, según Descartes, en el hombre existía un alma inmortal que liberaba a los espíritus animales para que viajasen por los nervios a los músculos y movieran al cuerpo (a la máquina mecánica). En el alma de Descartes (la mente) se localizaban los “movimientos”, la motivación y las emociones. Con el empirismo empiezan a surgir explicaciones que sitúan a la causa de los movimientos en conocimientos adquiridos (en la historia  personal) y  en estímulos del entorno, que evolucionarán hacia el hedonismo y el utilitarismo. 

Kant va a plantear que las experiencias del mundo no son suficientes sino que además existen una serie de categorías innatas, tales como los conceptos de tiempo y espacio, que determinan la organización del mundo. La  Psicología cognitiva encuentra sus antecedentes  en Kant.

Antes de Darwin, la psicología era parte de la filosofía. La mente se estudiaba mediante la introspección y el cuerpo (la biología) mediante la observación. Con Darwin, esto cambió. Hasta ese momento la ciencia implicaba la utilización de métodos que buscan las causas eficientes. Un ejemplo actual de investigación de una causa eficiente sería la investigación de la transmisión genética. La teoría de selección natural validó los métodos que  basaban  la explicación en una causa final, en este caso la supervivencia. El cuello largo de la jirafa no era debido a la intervención del creador, sino a la altura de los árboles, en los que crecen las hojas que les sirven de alimento. La importancia de la aportación de Darwin va a permitir la convivencia de ambos tipos de planteamientos científicos. La extensión de la teoría de Darwin a la Psicología, en especial al aprendizaje, es la razón por la que en los planteamientos de estudio de la motivación y emoción vamos  a encontrar explicaciones en términos de causas finales. 

Desde la psicología, W. Wundt presenta el primer sistema descriptivo de los sentimientos que ha servido de referencia a estudios actuales. A W. James le cabe el mérito de haber sintetizado las ideas evolucionistas de su época y es el primero en hacer una separación entre acción, hábito e instinto. También es el primero en proponer una teoría del proceso emocional. Otro autor que hace una aportación a la Psicología de motivación y emoción es McDougall.

Igualmente importante desde un punto de vista histórico es la contribución del neoconductismo, que más que psicología es “motivología”. La importancia de la motivación aparece cuando se empiezan a utilizar animales, a los que había que motivar para poder estudiar sus reacciones. El neoconductismo va a aportar soluciones desde una vertiente empirista, basadas en el asociacionismo, además de explicaciones cognitivistas en función de expectativas y mapas cognitivos. El conductismo de Skinner y el análisis experimental de la conducta evolucionarán hacia las modernas teorías de elección y economía conductual. En el conductismo, el estudio de la emoción ha tenido en general menos importancia que el estudio de la motivación y se ha restringido a las emociones negativas.

Históricamente, las teorías cognitivas han tenido más impacto en el estudio de la motivación que en la emoción. La conducta propositiva, intencional, se explica en este caso mediante la habilidad del individuo para anticipar los eventos futuros, aprender relaciones espaciales y causales. En las últimas décadas, el estudio de la emoción ha cobrado importancia, dando lugar a una serie de teorías donde las emociones dirigen las motivaciones.

Este tema pretende dar una visión general de todas estas influencias. Esperamos que el conocimiento de las influencias históricas facilite a los alumnos situar los diferentes enfoques respecto a su fundamentación teórica bajo los cuales se ha abordado el estudio de la motivación y emoción.

 

subir