Técnicas de estudio

logo UNED

LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: DE LAS SOCIEDADES AGRARIAS A LAS INDUSTRIALES

                 

La primera revolución industrial

 

La primera revolución industrial abrió un período de crecimiento sin precedentes y una transformación profunda de los sistemas de trabajo y de la estructura de la sociedad. El origen de la revolución industrial hay que buscarlo en la coincidencia de muchos factores interrelacionados  y de signo diferente  (económicos, técnicos, ideológicos y demográficos) que se dieron en la Inglaterra de mediados del siglo XVIII. Este país se convirtió durante mucho tiempo en el primer productor de bienes industriales del mundo.

Los cambios más significativos son:

 

 

aumento de la población: 

  • superación epidemias
  • avances en la medicina
  • mejoras en la alimentación
  • mejoras en la higiene (red de alcantarillado).
  • sistemas de agua potable
  • mantenimiento de la natalidad
Este aumento de la población trajo como consecuencia una emigración del campo a la ciudad porque disminuyó la ocupación en las labores agrícolas mientras crecía la demanda de mano de obra en las ciudades. Así las antiguas comunidades rurales se transformaron en conglomerados urbanos.

 

aumento de la productividad

  • en la agricultura  posibilitó la comercialización de los excedentes que se podían comercializar a otros mercados, y redujo las necesidades de mano de obra agrícola estimulando la emigración del campo a la ciudad.

movimientos   de población 

  • del campo a la ciudad: La urbanización
  • de Europa a otros continentes: Canadá - Estados Unidos

Todos estos avances que acabamos de señalar trajeron consigo un importante crecimiento de la demanda que hizo necesario utilizar nuevas técnicas a fin de aumentar la producción. Este hecho se produjo tanto por el crecimiento de la población, al lograr superar las epidemias y enfermedades gracias a una serie de mejoras en la  alimentación, la higiene y los avances en la medicina. También  la actividad comercial desarrollada por Gran Bretaña durante el siglo XVIII aumentó de una forma muy considerable el número de consumidores extranjeros.

La primera revolución industrial se inició en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII y después durante la primera mitad del siglo XIX se iría extendiendo, aunque no de forma homogénea ni simultánea, al resto de los países europeos, especialmente a Bélgica, Francia y Alemania.

En Inglaterra concurrían una serie de factores que posibilitaron su despegue económico y su desarrollo industrial antes que en otros países europeos. Entre  ellos cabe destacar:

  • Disponía de capitales acumulados, como consecuencia de su expansión colonial,  para poder invertirlos en la creación de  industrias.
  • Contaba con una gran red de vías fluviales que facilitaban el transporte de mercancías por el interior de su territorio.
  • Tenía una importante fuerza naval debido a su expansión comercial.
  • Mantenía una red comercial internacional que le proveía de materias primas y  de mercados a los que exportar sus productos.
  • Se consolidó una mentalidad burguesa dominada por el espíritu de empresa y la búsqueda de beneficios.

La revolución industrial consistió básicamente en la sustitución de las viejas herramientas artesanales por máquinas más productivas, y la energía animal y humana por la máquina de vapor. Estas invenciones se aplican a la industria.

© 2009 Universidad Nacional de Educación a Distancia